Siguiendo con la incesante potenciación de la imagen de nuestra gama de poliuretanos al agua para suelos de madera, en esta ocasión le toca el turno a la parte más tangible y visible, el envase.

Con tan sólo echar un rápido vistazo sin fijarse mucho en los detalles, a lo cuál invitamos a hacerlo en un segundo reconocimiento más pausado, el profesional se dará cuenta inmediatamente del enorme cambio que hemos llevado a cabo y del contundente mensaje que le hemos mandado: la imagen importa, y mucho.

Y como en Quide este concepto lo tenemos claro desde hace muchos años, no en vano y más recientemente conocísteis nuestros nuevos logos corporativos, nuestro departamento de Publicidad y Marketing ha trabajado de manera incansable para adecuar a la vanguardia y la modernidad nuestro packaging.

Pensamos que, al igual que sucede con las relaciones personales y profesionales en las que el ser humano intenta dar a través de su físico, vestimenta y comportamiento la mejor imagen posible, sucede lo mismo con aquellas cosas que compramos, como el barniz, por ejemplo.

El componente áureo predomina en todas nuestras referencias y gamas del barnices al agua, bien sean fondos o acabados, mono o bicomponentes y destinados a usos residenciales o deportivos. Todo esto, pone de manifiesto nuestra línea transgresora que queda perfectamente integrada dentro de la sobriedad que le da el tapón negro y la etiqueta adhesiva identificativa, que supone la otra novedad importante.

Aunque todos los diseños de las etiquetas quedan bajo el rigor del mismo patrón creativo, sin embargo todas son completamente distintas unas de otras ya que la imagen del fondo y el propio color de la etiqueta varía en función de la línea de productos en la que se integra el artículo en cuestión.

Como colofón y para engrandecer aún más al barniz al agua de Quide como producto de alta calidad y prestaciones, hay que hacer referencia al continente. El llamado packaging, combina elegantemente ambos colores, dorado y negro, para no romper con la armonía creada con el envase de las garrafas.

Si nuestro sector está cambiando y evolucionando, seguramente “DEVA de ser” en parte por el empuje y compromiso de nuestra empresa.