El pasado mes de Febrero, una amplia delegación de nuestra firma visitó la fábrica de Starcke, multinacional alemana fabricante de abrasivos para varios sectores de la construcción y la automoción de la que Quide es distribuidor para España y Portugal desde hace ya más de cinco años.

Por gentileza de Starcke Ibérica, cuyo Gerente y Jefa de Ventas nos acompañaron en dicha expedición con una organización exquisita, varios miembros de todos nuestros departamentos acudieron a la localidad alemana de Melle, al Noreste de Hannover, para realizar una visita extraordinariamente enriquecedora que consistió básicamente en dos bloques. Por un lado y tras una calurosa bienvenida inicial, personal de Dirección de Starcke, apoyado por un vídeo corporativo de muy buen gusto, habló de la historia de la marca, de su filosofía actual y también del futuro que se avecina.

En segundo lugar, los asistentes realizaron, con las medidas de seguridad pertinentes, un extenso recorrido por todas las áreas de fabricación para tomar conciencia de esta manera de todos los procesos, trabajos y controles de producción propios de la creación de un abrasivo de altas prestaciones. Dicho recorrido, se inició en la zona de almacenaje de minerales, pasando posteriormente por una segunda en la que se realiza la estampación en el soporte del sello de la marca y el grano de lija y calidad fabricados en ese momento, para dar paso al pegado del grano por electroestaticidad previa impregnación del adhesivo realizado por una serie de rodillos. Una vez finalizado este proceso y tras obtener la aprobación del filtro de control de calidad que continuamente realizan unos detectores que utilizan tecnología de RX, las inmensas bobinas de lija, denominadas Jumbos, pasan a bien cortarse en la sala de manufacturación para su salida inmediata o bien se almacenan en las altísimas estanterías de la sala de producto terminado a la espera de su necesidad.

La jornada, ya en horario nocturno, finalizó con una cena con la que los miembros de Starcke obsequiaron al personal de Quide y que supuso un magnífico colofón para una jornada intensa pero enormemente productiva y válida. Qué duda cabe que tras esta formación en el abrasivo flexible, seremos capaces de poder vender mejor un producto que resulta mucho más técnico de lo que, a priori, puede parecer.