Como no todo en la vida es trabajar, el ser humano necesita su tiempo de ocio y esparcimiento, y tratándose de nuestro país, una de las actividades que complementa a la perfección estas actividades es la del internacionalmente conocido “tapeo”. Las salidas a la calle, los paseos o una buena excursión, suelen acabar casi siempre en la degustación de una buena y fría bebida acompañada, como no, de su correspondiente “tapa”, que se lo digan a los turistas. Pero, Qué sería de una numerosa y apetitosa oferta de aperitivos y pinchos sin una atractiva barra, de madera por supuesto, donde depositarlos? Por eso, en Quide hemos querido acondicionar la barra antes de pasar al deleite culinario.

Con nuestra pulidora Triplex de última generación y planimetría perfecta, hemos llevado a cabo la restauración de la barra de madera de un emblemático local de San Sebastián. Gracias a su potente aspiración, que hace que el interior de la estancia esté 100% libre de polvo, no fue necesario perder esas preciosas horas tapando con plásticos mobiliario, cuadros o máquinas, es decir, con la nueva Triplex, se perfecciona el acabado en la madera ahorrando a la vez tiempo en trabajos auxiliares. Cuánto creéis que se tardó en realizar todo el trabajo? Antes de que contestes, el profesional ya ha recogido la herramienta, la ha cargado en la furgoneta y está gozando de esa “tapa” tan merecida. Ahora, te invitamos igualmente a que pienses en la duración que llevaría este trabajo con las máquinas de banda convencionales que la mayoría del profesional usa para este tipo de trabajos. Excesivo, no le daría tiempo a poder beberse nada o degustar víveres alguno.

Robusta pero de fácil transporte, rápida, ofrece acabados libres de polvo y con una planimetría perfecta, con infinidad de accesorios para texturizar los suelos de madera. Así es nuestra Triplex, el “Toro” de las máquinas de Parquet.