Al igual que nos ha sucedido a la mayoría de nosotros cuando se nos ha quemado un guiso por exceso de confianza o falta de atención, en un lugar público en el que exista gran acumulación de materiales constructivos fabricados en madera, como por ejemplo un restaurante, no se debe especular con temas de tan importante seguridad. Y aunque no siempre es posible que atiendan nuestros comentarios y recomendaciones tanto de producto como de aplicación, que no buscan sino la consecución del mayor éxito posible en el acabado final, en el caso que nos ocupa hoy del Restaurante Yakumanka, esto no sucedió y el resultado final, como pueden comprobar, fue fabuloso.

De hecho, la clave del éxito final de esta obra se ha cimentado en la contínua conversación entre fabricante, empresa aplicadora y dirección facultativa. En esta ocasión, el procedimiento sobre el tratamiento que la empresa Sandoval ha realizado, ha incluído la aplicación de nuestro Ignimad LA-33 por pulverización en autoclave para posteriormente aplicar un sellador específico y una mano final de nuestra referencia de barniz de poliuretano al disolvente Quidedur 650/0 Súper Mate. Este tratamiento, permite no sólo realizar una tranquila evacuación, en caso de que se diera la mala suerte de que se originase un incendio, sino que también hará que las llamas se auto extingan por sí solas de tal forma que la madera nunca acabaría por consumirse.

Como podéis comprobar, gracias a Quide y su línea Ignimad, la ignifugación de la madera en la construcción, es una realidad que permite elegir este material tan noble como el mejor de los elementos decorativos.