Una madera aceitada, se queda triste si no se le nutre con producto con cierta regularidad. En el pasado, el proceso para llevar a cabo tal trabajo, podía ser muy pesado, pues requería de mucho tiempo y esfuerzo físico del profesional. Sin embargo y debido a la innovación de nuestra firma Quide-Deva, actualmente esto ha cambiado ya que, aplicar aceite en un suelo de madera, es un mecanismo relativamente sencillo, gracias a nuestra máquina Devacleaner.

A continuación, te detallamos cómo aplicar aceites con la Devacleaner para que el acabado de tus trabajos sea mucho más exitoso y perfecto. La explicación que vas a poder leer aquí desarrollada, la puedes ver, de manera más gráfica, en el vídeo que te mostramos a continuación.

Una vez se haya constatado la necesidad de realizar un tratamiento en el pavimento de madera que palíe su desgaste, lo primero que debemos llevar a cabo es montar la máquina Devacleaner con aquellos accesorios que más nos interesen para el trabajo que vayamos a realizar. Así pues y antes de aplicar aceite en la madera, lijaremos ésta con una lijadora convencional hasta dejarla completamente limpia y virgen. Tras ello, será cuando entre en escena la Devacleaner. En primer lugar, deberemos colocar la interfaz sobre los platos de velcro, con el fin de protegerlos de posibles daños o averías, y a continuación, la lija encima (véase vídeo en el cuál se aprecia perfectamente cómo hacerlo).

Notarás una diferencia abismal en el proceso de lijado, ya que, mientras con una lijadora convencional el intervalo del lijado comprende los granos del 36 al 100, con la Devacleaner éste oscila de 100 a 320. Esta es una de las características y ventajas de nuestra nueva máquina.

Una vez finalizado el proceso de lijado, es el momento de aplicar el aceite. Tendrás que sustituir los discos de lija y la interfaz por pads o scoths de trabajo. El proceso es muy simple. Se vierte el aceite en el suelo, encendemos la máquina la cuál comenzará a girar de manera circular, y con cuidado, la pasamos por encima del producto para repartirlo y esparcirlo por toda la superficie a tratar. Así, conseguiremos fijarlo con una calidad excelente.

Una vez transcurrido el tiempo de secado del aceite, que puede variar en función de cada fabricante, realiza una nueva redistribución para que el acabado sea perfecto, uniforme y homogéneo. Como puedes observar en el vídeo, el proceso es muy sencillo, y apenas implica esfuerzo físico.

Para finalizar, utilizamos la máquina Devacleaner con paños de agua para retirar el posible exceso que hubiera podido quedar. ¿Te animas?